Garbanzos con atún





INGREDIENTES

1 libra de garbanzos puestos en remojo el día anterior por lo menos 12 horas
2 hojas de laurel
1/2 taza de aceite
1 cebolla cabezona grande picada
1 diente de ajo picado
1 tomate grande pelado y finamente picado
1 pimentón verde finamente picado
2 latas de atún
1/2 taza de arroz
Sal y pimienta



PREPARACIÓN

- Escurrir los garbanzos del agua en remojo. Poner en una olla, cubrir con agua, añadir el laurel, salar y cocinar hasta que los garbanzos estén tiernos o blandos.



- Mientras tanto, calentar el aceite en una sartén y freír la cebolla, el ajo y el tomate durante 10 minutos.
- A continuación, añadir el pimentón picado y rehogar durante 5 minutos.
- Incorporar el atún previamente desmenuzado, y mezclar todo bien.



- Seguidamente, retirar un poco del líquido de los garbanzos cocinados y añadir el sofrito, mezclar todo bien.



-Incorporar el arroz, sazonar con sal y pimienta al gusto y cocinar hasta que este en su punto.



- Servir inmediatamente.



Nota: Los garbanzos pueden tomar un tiempo de cocción superior a otras leguminosas.

¿Qué son las leguminosas y qué beneficios ofrecen a la salud?



- Las leguminosas son un orden de plantas cuyo fruto es una vaina como el frijol, los garbanzos, las habichuelas:alubias o judías blancas, las habas, las lentejas y las alverjas: guisantes o chicharos.
- A medida que las vainas maduran se forman las semillas que son los frutos, éstas al madurar, almacena alimento para que germine otra planta, por lo que tienen más nutrientes que cuando aún están frescas y verdes.
- El organismo necesita proteína para crecer, restaurarse y formar músculos, tejidos y huesos. Si bien la principal fuente de proteínas a la que se recurre es la carne.
- Las leguminosas son ricas en nutrientes. La diferencia radica en que la proteína proveniente de las carnes es completa, a diferencia de la proteína vegetan que debe ser completada con productos derivados de cereales o granos, como el trigo o el arroz, al mezclar estos dos tipos de alimentos obtenemos una proteína completa.
- Por esta razón estos cocidos de leguminosas deben acompañarse siempre de un poco de arroz o de pan integral.
- Algunas personas sienten que las leguminosas les provocan gases en el estómago y esto debido a que en la mayoría de ellas se encuentran algunos azúcares que pueden causar molestias en el organismo.
- Es bien sabido que tras degustar un buen plato de garbazos, lentejas o alubias mucha gente nota hinchazón abdominal, una consecuencia incómoda que hace que en más de una ocasión las nutritivas legumbres sean rechazadas.
- La causa de este exceso de gases la tiene uno de sus componentes: los oligosacáridos no digeribles, en concreto la rafinosa y la estaquiosa. Estos oligosacáridos no digeribles son resistentes al ácido gástrico y a la acción de las enzimas digestivas, y por tanto entran intactos en el intestino grueso y son fermentados por las bacterias que residen en él. Como consecuencia de esta fermentación se forma gas, hecho que explica los problemas de meteorismo y flatulencia que aparecen tras la ingesta de legumbres.
- Para evitar o reducir la flatulencia tras consumir legumbres pueden aplicarse diferentes técnicas muy sencillas:
- Romper el hervor mientras se están cociendo las legumbres, retirando la cazuela del fuego durante unos minutos o bien añadiendo agua fría al agua hirviendo. De este modo se reducen al máximo los oligosacáridos productores de gas. A esto es lo que las abuelas llamaban "asustar a las lentejas", se ve que tenían ya mucho sentido común.
- Para las personas que presentan dificultades al tomar las legumbres es aconsejable hacerlo en  puré o pasadas por el chino (colador grande en forma de embudo) para quitarles la piel. Si se mezclan con verduras o con patatas resultan más suaves y si se les añaden durante la cocción condimentos carminativos como comino, anís, romero, tomillo o hinojo, entre otros, se facilita su digestión y se reduce el cúmulo de gases.


-Las leguminosas tienen la ventaja de tener un largo período de vida sin tener que refrigerarse. Una vez cocidas, pueden mantenerse de seis a ocho días en el refrigerador sin ninguna alteración, siempre y cuando se refrigeren en un recipiente diferente al que se utilizó para cocinarlas y se guarden cuando ya están frías. Si se comete el error de introducirlas al refrigerador cuando aún están tibias o calientes es probable que se agríen en tres o cuatro días.

BENITO COLOMBIA TIERRA QUERIDA


FRASES POSITIVAS

- Los que emplean mal su tiempo son los primeros en quejarse de su brevedad.

- La humildad es la marca de una educación correcta.

- "La perseverancia es muy importante para el éxito. Y si no nos cansamos de llamar a la puerta con el vigor y la paciencia necesarios, alguien abrirá al final." - Sigue adelante intentándolo. - Longfellow

- Se paciente y no pretendas que todo llegue de inmediato. - Anónimo.

VÍNCULOS A ESTA PUBLICACIÓN:


Estofado de res

Ajiaco bogotano

Bandeja paisa

Sancocho de gallina

Sobrebarriga con papas chorreadas

Frijoles con pezuña

Mondongo

Bagre sudado

Caldo de costilla

Pollo con alverjas y tocineta

Costillas de cerdo rellenas

Alverjas guisadas

Lentejas estofadas

Arroz atollado del Valle

Viudo de capaz o bocachico

Fricasé de pollo

Sancocho trifásico

Tortilla con chorizo

ENTRADA DESTACADA

Trazo de corte francés en patrones delanteros de corpiño, blusa y vestido

Hola. Buenas. Hablemos del corte francés.  Es utilizado en patronaje no sólo para crear moda sino para eliminar pinzas llevándolas al cor...

Crop tops, blusas y vestidos de moda

Ropa de moda. Como combinar las prendas

Blusas hombros descubiertos de moda

Blusas y vestidos de moda

Vestidos cortos a la moda para gorditas

Blusas, tops y blusones hombros descubiertos de moda

Blusas juveniles en tendencia 2017 - 2018

Blusas elegantes de moda

Jeans de moda

Vestidos cortos de fiesta y cóctel

Blusas y Túnicas para 30 años en adelante

Moda fácil para 2017

Tipos de pantalones de moda